Merluza al Horno con Patatas

Ingredientes:

Una buena merluza
Un par de cebollas medianas
Un par de patatas grandes
Un vaso de vino blanco
Aceite de oliva virgen
Pimienta negra molida
Sal

Preparación:
Esta vez vamos a comenzar a preparar la guarnición de patatas con la que acompañaremos a nuestra merluza al horno. Para ello lavamos bien las patatas, las pelamos y las cortamos en rodajas, de un centímetro aproximadamente. Después les quitamos a las cebollas las capas exteriores y las cortamos en rodajas de un grosor similar al de las patatas. Encendemos el horno a 200ºC, y en una bandeja apta para horno echamos aceite de oliva bien repartida en su base y colocamos las patatas en rodajas y las cebollas encima, salpimentamos y echamos otro chorreón de aceite de oliva virgen.

Cuando el horno alcance los 200ºC, metemos la fuente en el mismo y dejamos hornear unos 15 minutos, para conseguir que las patatas y las cebollas se ablanden un poco. Mientras tanto vamos a preparar la merluza, la cual debemos lavar bien, quitarle la cabeza, las tripas y las escamas, para después cortarla en rodajas de un par de dedos de grosor. Si se lo pides al pescadero te la dejará lista, aunque no está de más lavarla un poco al llegar a casa por si tuviera restos. En caso de haberla comprado entera y la tengamos que limpiar en casa, primero le quitaremos la cabeza, que se puede aprovechar para hacer un caldo de pescado, luego le quitamos las escamas con un escamador o cuchillo adecuado, y la abrimos para quitarle las tripas. Después con un cuchillo bien afilado vamos a cortarla en rodajas del grosor indicado y la salpimentamos un poco para que vaya tomando un poco de sabor.

Cuando acabe el horneado de las patatas y las cebollas, sacamos la bandeja del horno, colocamos las rodajas de merluza encima de las mismas y regamos todo con un vaso de vino blanco, y volvemos a meter en el horno unos 20-25 minutos, con cuidado que no se nos quede muy seca la merluza, para lo que podemos agregar un poco de agua a la bandeja si vemos que lo necesita. Una vez esté lista la merluza, la apartamos de forma individual acompañando cada rodaja con un poco de la guarnición de cebolla y patata, ya verás que rico está el conjunto a pesar de lo sencilla que resulta su elaboración.